jueves, 26 de marzo de 2020

De febrero a marzo (Francisco Calvo)

Buenas tardes blogueros,

Acabo de terminar de leer la última novela de Francisco Calvo, De febrero a marzo, y os puedo asegurar que me ha gustado mucho.



SINOPSIS:

Fermin Vidal ha ingresado de urgencias en un hospital de la Costa del Sol, y su hijo León debe volver de Canadá lo antes posible.

No tenía ni idea de lo que le esperaba en España. Va a ser un viaje que cambiará de forma decisiva del sentido de su existencia. Tras la entrega de un manojo de llaves, experimentará emociones impensadas, un secreto que necesitará esclarecer y un padre muy distinto al que había conocido.

Aparecerán en su vida personajes como María, una mujer reservada y silenciosa cuyo origen todos ignoran. Conocerá a Mariano, quién supondrá para León un flotador en medio del desconcierto. Se interesará por el ambiguo padre Jota, un cura esquivo con el que perdiera la paciencia en más de una ocasión. Y al final, solo Catalina esclarecerá sus dudas. 

Esta historia, tan breve como intensa, transcurre desde un día de febrero hasta otro de marzo.


SU AUTOR:

Imagen sacada de su perfil de Facebook: https://www.facebook.com/francisco.calvo.5


Francisco Calvo Sánchez nació en Albacete 1950. Allí nacieron sus dos hijas, estudió Ingeniería Técnica forestal y también residió hasta 2001. Ese año se trasladó con su familia a Estepona (Málaga), donde vive actualmente. Hasta su jubilación ha sido el responsable, a pie de calle, del mantenimiento de los parques y jardines públicos del Ayuntamiento de Estepona. 

Es un lector incansable. Le gusta leer tanto a escritores consagrados como a noveles españoles, en cuya cantera ha descubierto con satisfacción a más de un talento que merecería estar en los escaparates de todas las librerías. Escribe desde su juventud y ha conseguido algunos premios literarios, siempre de relatos cortos. 

Su primera novela, Hijos de papel, se publicó en 2014 gracias al mecenazgo del escritor alemán Alexander Potenkim. En la actualidad está escribiendo su cuarta novela.



OPINIÓN:


En el último trimestre de 2019 el escritor Francisco Calvo resultó ganador en el XI Certamen de novela "Ciudad de Almería" con su obra De febrero a marzo. Y Editorial Aldevara fue la encargada de la publicación y distribución de la misma.

Francisco Calvo es una persona entrañable que tuve el placer de conocer en persona en el club de lectura de Estepona, del que es miembro. Allí los componentes del club también tuvimos el honor de leer "Hijos de papel", una de sus anteriores novelas, antes de que se publicara.  Me ha hecho ilusión ver que el autor hace una sutil referencia en este libro a Mariola y Macarena, dos de las primeras creadoras del mencionado club de lectura.


Imagen sacada de Amazon.es https://amzn.to/3dwuYe8 


Para aquellos que no lo conozcan diré que Francisco Calvo es una persona sabia, culta, bondadosa y amigable. Siempre intenta aprender cosas nuevas y mejorar en todo lo que hace. Prueba de ello es esta novela. Más adelante os contaré algunas similitudes y diferencias que he encontrado entre Hijos de papel y De febrero a marzo.

Esta, su tercera y última novela hasta el momento, tiene 352 páginas divididas en cinco secciones diferentes y compuestas por un total de veintiún capítulos. La historia encuentra a León, nuestro protagonista, pescando en el lago Ontario cuando recibe una llamada de una desconocida llamada María que le insta a viajar a España con premura, y en particular a la Costa del Sol, ya que es allí donde realmente comienza esta historia.

Nuestro protagonista, León, es un chico joven que trabaja de oftalmólogo en Canadá y se encuentra completamente descolocado al principio de la novela, tras averiguar que su padre, Fermín, ha muerto en el Hospital Costa del Sol tan solo dos días antes de su llegada a España. Allí le harán entrega de sus objetos personales así como de un manojo de llaves con una dirección escrita que no reconoce y se verá empujado a viajar hasta Estepona, un pueblo que nunca antes había visitado para averiguar más sobre la situación tan extraña y desconcertante con la que se ha topado al llegar a España.


Imagen sacada de: https://www.malaga.es/es/turismo/naturaleza/lis_cd-10503/parque-botanico-orquidario


Allí, León conocerá a María, Inocencio y Mariano, tres amigos de su padre que, poco a poco, le irán poniendo al día sobre las últimas indagaciones que realizó Fermín en vida; Indagaciones que tuvieron como resultado información crucial sobre algo trascendente en la existencia de nuestro protagonista: un secreto bien guardado durante años sobre sus ascendientes. Pero la historia está inacabada, como si fuera un puzle al que le falta la última pieza y nuestro protagonista decide investigar y llegar hasta el final en la resolución de este misterio, motivado por el amor tan profundo que sentía por su padre. Y, sin quererlo, se ve arrastrado sin remedio a iniciar sus primeras pesquisas, a investigar y averiguar si son ciertas las incógnitas y los embrollos en los que su padre le ha inmerso, sin ser consciente de ello, en sus últimos días de vida. De febrero a marzo está narrada en primera persona y es el mismo León el encargado de explicarnos los entresijos a los que tendrá que hacer frente en la búsqueda de sus orígenes.

Francisco Calvo reúne en esta novela a las dos ciudades españolas que tanto ama, motivo por el que, imagino, las ha escogido como los lugares principales de su narración. La historia tiene lugar a caballo entre ambas: Málaga (tanto la capital como el municipio de Estepona, su actual residencia) y Albacete, su ciudad natal y en la que vivió durante 50 años. 

En cuanto a los personajes podemos decir que no son muchos pero sí variados y están muy bien descritos y perfilados. A través de saltos en el tiempo, el escritor nos irá presentando a Fermín y a María. Estas partes me han encantado sobre todo por cómo el autor nos acerca a ellos humanizándolos y dotándolos de una vida difícil, con sus vaivenes, sus altibajos, su sufrimientos y desgracias, sus momentos de gloria, su fuerza y energía y su forma de aceptar los designios del destino.


Imagen sacada de https://www.espinof.com/diccionario-cine-television/paso-del-tiempo-y-saltos-temporales


También conoceremos un poco mejor a León, pues nos lo mostrará en todas sus etapas gracias a los recuerdos evocados junto a su padre, sobre todo en su vivienda de Málaga capital cuando era niño. Y por supuesto, ya de adulto, veremos cómo se va produciendo en él en pocos días el proceso de cambio y maduración, a través de sus actos y por su forma de pensar y actuar, al principio con inseguridad y al final con firmeza y convicción, ante las enrevesadas situaciones que se va encontrando.

Si hay algo que pienso que se puede mejorar en esta novela, es el principio. Es un poco repetitivo en tanto en cuanto el autor intenta ponernos en situación y descubrirnos quién es León y qué le pasa a mil por hora por la cabeza. Es complicado para el protagonista asimilar la situación con la que se encuentra al llegar a España y tal vez sea esa la causa de que también sea difícil la forma de explicarlo. Pero desde mi punto de vista podría haberse causado el mismo efecto con algo menos de duplicidad.

Pero el resto del libro es excelente. Tiene una prosa impecable, sus palabras están impregnadas de fuerza, y te dejas llevar por el ritmo de la historia, tu imaginación vuela hasta Albacete para descubrir junto a León sus calles más céntricas, te pasea por la ciudad de Estepona, y descubrirás el brillo y la cantidad de luz natural que tiene la Costa del Sol, podrás oír en tu mente el oleaje de sus playas, sentirás muy cercana a su gente y te mezclarás con ellos como si fueras uno más en su ambiente.

Y es que al igual que en su novela Hijos de papel, Francisco Calvo, hace referencia al lugar donde lleva viviendo los últimos veinte años y nos hace un recorrido virtual por Estepona. Nos habla de la la cercanía al mar, de la vegetación, de los espectaculares caminos y puentes por los que se puede pasear y relajarse frente al mar, de bares y establecimientos que recomienda visitar, en definitiva, de cómo transcurre la vida diaria en esta ciudad.





Ambas novelas también comparten en cierto modo, el tributo al padre desconocido. En Hijos de papel la relación entre padre e hijo era inexistente y en De febrero a marzo al parecer había algún que otro secreto oculto que esclarecer. 

Pero si algo pensé que se podía mejorar bastante en Hijos de papel, su primer libro, eran las escenas que tenían que ver con los sentimientos: románticas, eróticas o de cama. Creo que Francisco Calvo no sabía muy bien cómo abordarlas. En cambio en esta novela encontraremos insinuaciones sensuales, guiños entre los protagonistas, situaciones incómodas y sentimientos acordes, amor en la tercera edad caracterizado por la ternura, la confianza mutua, el cariño, la compañía y la amistad, encontraremos amor juvenil y apasionado sin miedo a las consecuencias, y cómo no, amor esclavo y egoísta que tiene la necesidad de sentir a la otra persona como propia, como un objeto. En esta ocasión Francisco Calvo lo ha bordado. Chapó.


En resumen, De febrero a marzo es un libro cuya historia va in crescendo, que abre puertas a nuevos interrogantes, escrito con un vocabulario culto y una prosa sencilla de leer, que te atrapa con sus bien elaborados personajes y las relaciones que existen entre ellos, con un ritmo ágil y un final inmejorable. Si tenéis ocasión de leerlo, no dejéis pasar la oportunidad.


Imagen sacada del vídeo de presentación De febrero a marzo


Os dejo a continuación el enlace a un vídeo publicado en Facebook que se realizó para la presentación de esta novela y en el que podréis ver al autor y a varios integrantes del club de lectura.

https://www.facebook.com/100855048053563/videos/516404535613209/




Para más información sobre De febrero a marzo:

http://www.aldevara.es/autores-contemporaneos-c-5/de-febrero-a-marzo-p-1894


Para más información sobre Hijos de papel:

4 comentarios:

Margari dijo...

PUes no me sonaba de nada. Y tiene una pinta buenísima. Tomo buena nota.
Besotes!!!

Marisa G. dijo...

Ni idea, pero gracias por le descubrimiento. Besos

Francisco dijo...

Pese a lo que comentas sobre el inicio de la novela, veo que con el desarrollo de la trama la historia se vuelve más atractiva. Supongo que en tu caso la disfrutarías todavía más, por lo que nos comentas del club de lectura de Estepona. No me importaría leerla. Un abrazo.

Rocío Tizón dijo...

Pues tiene muy buena pinta. Me lo apunto. Me ha encantado tu blog, me quedo de seguidora y te invito a que te pases por el mío si te apetece (es Relatos y Más, es que aparecen dos en el perfil).
Un abrazo.

Publicar un comentario

AdSense dinámico

Anuncio estático Adsense

 
;