lunes, 29 de septiembre de 2014

La ciudad mágica (Edith Nesbit)

Buenos días blogueros,

Hoy os quiero hablar de un maravilloso libro de aventuras mágicas y de desafíos donde podremos aprender y/o recordar lecciones y valores importantes que nos guiarán en nuestro día a día. Se trata de La ciudad mágica, una historia que escribió Edith Nesbit en 1910 y que ha sido publicada ahora por la editorial Berenice. La encargada de la traducción y las notas a pie de página ha sido Nuria Reina Bachot, mientras que H.R. Millar es responsable de las ilustraciones que podemos encontrar en el interior del libro.


La ciudad mágica (Edith Nesbit)


SINOPSIS:

Helen, hermana mayor y único miembro de la familia de Philip, se ha casado, y él debe marcharse a vivir con su nueva hermanastra, Lucy. Al principio todo son problemas. Arrojado a un mundo diferente al de su idílica vida anterior, Philip se siente abandonado por su hermana mientras ella disfruta de su luna de miel. No aguanta a Lucy, a pesar de los esfuerzos de la chica por llevarse bien con él. Además, ha caído en manos de una niñera intransigente, y de aspecto inquietante, que cada vez lo deja más aislado. Durante una ausencia de la niñera, Philip decide desobedecer y entretenerse mediante la construcción de una de esas ciudades mágicas que construía con su añorada Helen. Para ello, como siempre, se servirá de multitud de objetos de la casa: piezas de cubertería, candeleros, tableros, cubos, juegos, libros, placas, tazones, etc. Una noche, mientras se escabulle de los miembros del servicio de la casa, cae en un profundo sueño que le adentra en un mundo extraño. Además se encuentra allí, y no por casualidad, con su hermanastra Lucy. ¿Es realmente un sueño? ¿Qué hace allí la pesada de Lucy? ¿Cómo es que les suenan a ambos algunos edificios de esa curiosa ciudad? Y, ¿por qué los apresan esos guardianes con aspecto de soldaditos de plomo?

AUTORA:




Edith Nesbit nació en Londres en 1858, en el seno de una familia numerosa y nada convencional. Cuando tenía tres años quedó huérfana de padre y eso provocó que tuviera que mudarse en diversas ocasiones, incluso fuera de Inglaterra, llevando una vida de continuo cambio. En ese periodo vivió durante tres felices años en una casa llamada Halstead Hall, en Kent —que estaba al lado de una pequeña estación de tren—, cuyos ecos encontraremos más tarde en muchos de sus libros. En 1880 se casó con Hubert Bland, activista radical con el que fundaría la Sociedad Fabiana, un grupo de filiación socialista y reformista en el que compartió amistad con G. B. Shaw, el matrimonio Webb, H.G. Wells... 

Su familia llevaba una vida bohemia y la propia Edith Nesbit hacía gala de indumentarias, peinados y un estilo de vida nada acordes con los tiempos. De hecho, su costumbre empedernida de fumar le provocaría un cáncer de pulmón del que moriría en Londres en 1924. Aunque su ambición era la de ser una poetisa, las necesidades económicas le hicieron dirigir su talento hacia la escritura por encargo para niños y jóvenes, en la que conseguirá enormes éxitos desde muy pronto. Con los relatos de la saga de la familia Bastable y su primer libro juvenil, The story of the treasures seekers, consiguió recursos en 1899 para trasladar a toda la familia a una antigua casa con foso, en Kent, en la que viviría durante 23 años, aunque nunca lograría una economía estable debido a su desprendida hospitalidad. 

Escribió novelas de terror y romance para adultos, poesía, propaganda socialista, obras de teatro y reseñas, pero hoy es conocida por los casi 60 libros escritos para y sobre niños entre 1894 y 1924, y entre los que destacan: The Story of the Treasure Seekers, Bastable novels, Five Children and It, The Phoenix and the Carpet, The Story of the Amulet, House of Arden series, The Enchanted Castle... Berenice ya ha publicado por primera vez en español su mayor éxito, Los chicos del ferrocarril (2013), e irá publicando el resto de sus títulos a buen ritmo.



OPINIÓN:

La editorial Berenice ha decidido, en mi opinión con gran acierto, acercarnos esta novela a nuestros días. Un libro de encuadernación rústica con solapas y un tamaño de 12 x 17 cm que favorece el transporte del libro pues cabe dentro de un bolso, una mochila pequeña, etc., a pesar de sus 304 páginas. Como bien nos informa la editorial, la historia que tenemos entre manos fue publicada originalmente como serial en The Strand Magazine. No fue hasta el año 1910 cuando por fin se publicó como libro, y fue uno de los mayores éxitos de Edith Nesbit. Tanto es así, que realizó una exposición en el Olimpia de Londres con las ciudades mágicas construidas por ella misma y publicó, en 1913, Wings and the Child (or The Building of the magic cities), un manual educativo para niños basado en el juego de construir «ciudades mágicas». Por eso no es de extrañar que La ciudad mágica esté considerada entre los mejores libros de Edith Nesbit por la crítica, por su gran seguidor en las letras norteamericanas, Edward Eager, y por Diana Wynne Jones.


Primera edición de La ciudad mágica


Si habéis leído la sinopsis sabréis que Helen, Philip y Lucy son los protagonistas de este libro. Helen se convertirá en un personaje secundario y dejará como protagonistas a los más pequeños: su hermano Philip de diez años y la hija de su prometido, Lucy, que comparte edad con Philip. La historia está contada por un narrador omnisciente, pero a pesar de ello nos hace sentir muy cercanos a los personajes y a su vida y nos pone en el pellejo de Philip para que comprendamos su comportamiento, conozcamos cómo ve él su nueva situación, y seamos capaces de entender sus pensamientos y razonamientos y por tanto su forma de actuar, que en principio puede parecernos un poco egoísta. Y es que nos encontramos con una situación difícil para un niño de 10 años, que ha vivido toda su vida con una hermana 20 años mayor que él, que se ha visto querido y acompañado de ella, que ha disfrutado de sus juegos, sus mimos, sus comidas, en definitiva de sus costumbres y hábitos. Ahora Helen ha decidido casarse y se dispone a marcharse de luna de miel. 

¿Os imagináis la situación? ¿Qué haríais si de repente vuestra vida cambiara, si pasaseis de sentiros dichosos y felices con buena compañía, disfrutando y jugando, a encontraros solos y sin nadie con quien compartir vuestro tiempo, a pesar de los múltiples objetos y cosas que sí tenéis a vuestro alcance? ¿Cómo os sentiríais si pudierais evitar todo aquello que no os gusta, vuestras obligaciones de ir al colegio o el trabajo, a cambio de tener que quedaros en una gran casa desconocida sin poder hacer nada más que pasear por un jardín grande y hermoso? ¿Disfrutaríais si tuvieseis que cambiar una casa pequeña y humilde por una casa grande con granja y animales?  Los sentimientos que nos transmite Philip en la obra son contradictorios, le gusta la casa pero no disfruta de ella, ni se siente tan entusiasmado y emocionado de la manera en la que disfrutaba de su humilde casita con su hermana. 

También tendremos oportunidad de conocer la visión de Helen, una chica que disfruta viviendo y criando a su hermano. Su alegría aumenta cuando ve la posibilidad de casarse con la persona a la que ama, y teniendo la certeza de que su hermano Philip se va a encontrar bien, en una casa mejor, y sabiendo que podrá compartir su tiempo con una hermana de su misma edad, con la que divertirse y jugar. Pero no todo resulta como Helen piensa. Philip intentará comportarse como una persona mayor, como una persona que no le tiene miedo a nada, como si fuese feliz con lo que tiene con tal de no disgustar a su hermana, porque sabe que ella sí es feliz. Su hermana se marcha de luna de miel y él se queda en esa gran casa desconocida tan diferente del entorno al que estaba acostumbrado. Jugará, construirá una ciudad con los objetos y materiales que hay a su alcance y se sumergirá en La ciudad mágica.


Ciudad mágica construida por Edith Nesbit y exhibida en 1912
 Children's Welfare Exhibition. 


Como os comenté en la redes sociales, esta novela derrocha imaginación de principio a fin. Me recuerda en cierto modo a Alicia en el País de las Maravillas, donde  la protagonista va pasando por distintos niveles en los que encuentra dificultades que deberá superar sola o con ayuda de animales u objetos. En este caso será Philip el que viva grandes aventuras, el que descubra diferentes mundos y lugares, y donde le retarán a superar siete desafíos para salvar la ciudad mágica, en la que entrará sin saber muy bien cómo ni porqué, pues cuando la luna brilla sobre la ciudad ésta cobra vida. Todos los desafíos y retos que deben superar son diferentes en formato, contenido y lugar de realización, y con ellas Philip y Lucy intentarán sobreponerse a sus miedos e intentarán conseguir dominar a los malos, intentarán salvar a los demás, aprendiendo así a no ser egoístas sino todo lo contrario, a darse cuenta de que las diferencias no tienen porqué hacer que te lleves mal con una persona sino que enriquece esa relación. A través de las páginas de este libro podremos encontrar valores y cualidades tan importantes como la amistad, la bondad, la alegría, la simpatía o la valentía.


Uno de los desafíos


Como ya os digo, es un libro donde la fantasía, la magia y la imaginación abundan. Todos y cada uno de los retos son originales, imaginativos, creativos e interesantes. Nuestros protagonistas tendrán que hacer uso de su talento para poder superarlos. El narrador es una persona que nos cuenta la historia directamente a nosotros, los lectores, y nos comenta cosas que pasan que hacen que nos reflejemos en ellas y nos sintamos identificados con los mismos sucesos, situaciones y sentimientos que sufren nuestros protagonistas. 

Es una lectura cercana y amena muy propia para los comienzos de un lector. Así lo creo porque los capítulos son cortos, tienen ilustraciones en blanco y negro que resumen la parte importante del capítulo que está leyendo, porque no se aburrirá en ningún momento, y disfrutará de la lectura del libro y aprenderá a valorar la lectura en general. Y a los no tan niños nos hará desear construir nuestra propia ciudad en miniatura con los elementos que tenemos en casa.


Además nos encontraremos con frases tan sencillas y contundentes como:

  •    "No sólo se debe ser valiente sino también honrado".
  •   "Todo lo que hay en nuestro mundo es mágico, pero la magia desaparece cuando entendemos el porqué de las cosas y vemos cómo funcionan y entonces dejamos de maravillarnos, ya sabes".

Edith Nesbit escribió La ciudad mágica después de construir por sí misma algunas ciudades de este estilo. En su libro Wings and the Child or The building of Magic Cities nos cuenta que "la construcción de ciudades es el mejor juego del mundo pues es una de las pocas actividades que tanto niños como adultos adoran"


Puedes comprar este libro en la web de la editorial pinchando aquí.





Englobo esta reseña en los siguientes retos:




8 comentarios:

susana palacios dijo...

Tiene pinta de ser un libro precioso, besotes

Tatty dijo...

No es un libro que por ahora vaya a leer pero siempre está bien tener este tipo de referencias para recomendar o para regalar a los más pequeños
Besos

Ginger dijo...

Me encanta esta autora así que me apunto el libro.

Besos!

Goizeder Lamariano Martín dijo...

No conocía ni el libro ni la autora pero me ha parecido muy interesante lo que nos cuentas y la portada preciosa. Muchos besos.

Margari dijo...

Qué bonita reseña! Y me picas mucho con este libro. Creo que podría disfrutarlo con mi hija así que me lo llevo bien apuntado.
Besotes!!!

Shorby dijo...

Mira que son monos los libros de esta editorial =)
Lo tengo apuntado desde que salió, a ver si me hago con él.

Besotes

Marilú CuEnTaLiBrOs dijo...

Edición preciosa y pinta muy, muy bien. Pese a no ser de lo que más leo, me has convencido del todo, a la lista.
Gracias por la reseña.
Besos

Tizire dijo...

Desconocía este libro, pero lo pongo inmediatamente en mi radar: ese aura imaginario, esa cierta similitud con Alicia en el país de las maravillas y ese entusiasmo que rezuma tu reseña hacen que me lo apunte sin dudar. 1beso!

Publicar un comentario

AdSense dinámico

Anuncio estático Adsense

 
;