lunes, 2 de diciembre de 2013

Cinco Segundos (Javier González)

Buenos días blogueros,

Hoy os traigo la reseña de una novela que me facilitó Ediciones Evohé en formato digital, y que me ha encantado leer. Se trata de Cinco segundos de Javier González.


Cinco Segundos (Javier González)


SINOPSIS:

Invierno de 1845. Los integrantes de la Real Expedición Manterola-Guillemard se internan en la inexplorada Caldera de San Carlos, un gigantesco cráter volcánico apagado en la isla de Fernando Poo. Lo hacen en cumplimiento de la inquietante y extraña «Instrucción Reservada nº14», firmada por la reina.

Otoño de 1622. El jesuita Páez, evangelizador en el legendario reino del Preste Juan, la actual Etiopía, redacta en su lecho de muerte una carta secreta para el general de la orden. En ella le desvela la increíble historia del Elá Abá Okiri, un niño que fue raptado por mercaderes de esclavos del Reino de Saba en una lejana isla del golfo de Guinea.

Verano de 1986. Jorge Salvatierra prepara su último examen de la carrera en el edificio del antiguo Casino Militar de Madrid. Allí conocerá al pintoresco coronel Monistrol, su preparador, y al resto de los extraños habitantes del Casino, un destartalado grupo de septuagenarios que solo tienen un sueño: «Volver a Guinea».

Únicamente Jorge, acompañado de Claire, será capaz de juntar todas las piezas del enigma, vencer todas las dificultades y de descubrir el secreto que desde hace siglos se esconde en las entrañas de un volcán apagado.

No solo vas a leer una novela, vas a formar parte de una aventura.


OPINIÓN:

Lo primero que quiero destacar de la novela, es su portada. Me ha llamado la atención especialmente la mirada directa y penetrante del personaje, que parece traspasar la pantalla y que nos invita a entrar en una nueva dimensión que él mismo está a punto de atravesar y donde le esperan fascinantes aventuras. Y ahora, mientras preparo la reseña, ya no tengo tan claro si lo pienso porque he leído el libro o porque fue lo primero que pensé al ver la portada.

Cinco segundos es una novela de 454 páginas dividida en cinco partes tituladas: "Un segundo", "Dos segundos" y así sucesivamente. Me pareció una manera curiosa de titular los capítulos, pero no lo llegué a entender de verdad, hasta que terminé de leer el libro. Y es ahí donde esos segundos cobran verdadero sentido.

Esta novela deja entrever el trabajo y el tiempo que le ha llevado a Javier González escribirla. Además se nota que hay una gran fase de investigación y documentación detrás de esta obra. Sin ir más lejos, en el apartado de agradecimientos, el autor nos comenta que, para escribir este libro, sintió la curiosidad y necesidad de conocer a alguien que hubiera vivido en Guinea en la época de la colonia. Allí consiguió una entrevista con las antiguas colonas Mercedes Montero Carvajal y su hija, María Ángeles Sandoval Montero. Y la impresión que se llevó de ellas fue muy buena y se puede resumir en que le "parecieron dos mujeres que se «enamoran de la vida»" , en contraposición de muchas otras personas que, en cambio, «pasan por la vida».

Gracias a esta labor de investigación histórica, a mi parecer muy completa y rigurosa, el autor nos comenta que a principios del siglo XX, entre los años 20 y 30, "Las nuevas plantaciones de cacao, las serrerías y explotaciones madereras comenzaron a proliferar en las islas y el continente. Una nueva hornada de españoles llegó allí para quedarse y labrarse un futuro definitivo en aquella lejana tierra africana. Ellos fueron los verdaderos precursores y constructores de la Guinea moderna, la llevaron en la sangre y en el alma, aún muchos años después de tener que abandonarla."

La historia de Cinco segundos comienza con un prefacio datado en Junio de 2052. En esta fecha un señor de 72 años llamado Jorge Salvatierra está jugando al fútbol con su nieto de once años. Al terminar le da un ataque al corazón y cae al suelo. Su nieto y su hija corren hacía él. En cambio su mujer se queda paralizada. Él, que lo observa todo como si estuviera ocurriendo a cámara lenta, piensa:

"Dicen que cuando vas a morir toda tu vida pasa ante tus ojos en unos segundos. Sonrió. Se dispuso a ver su vida. Porque su vida era de esas que merecía la pena revivir." 

Ya en este pequeño trozo de novela que es el prefacio, el autor nos muestra la forma espectacular que usa para describir las cosas y las situaciones. Pero no sólo eso. Nos contagia de la alegría y la felicidad que transmite esta familia. Nos hace sentir con muy pocas palabras la jovialidad, la ilusión, la energía y las ganas de vivir de todos ellos.

Tras el prefacio, la historia retrocede en el tiempo 50 años atrás, llevándonos de viaje hasta el 2002. Allí nos encontramos con Jorge, nuestro protagonista, que tiene 22 años y al que le queda una asignatura para acabar derecho. Su padre le propone ir a estudiar al antiguo casino militar durante el mes de agosto.

Javier González nos describe la maravillosa biblioteca que se encuentra en el casino militar y en la que pasará gran parte de su tiempo nuestro protagonista. "La vista de la sala principal de la biblioteca le impresionó. El suelo era de tarima de castaño, tan antigua como el mismo edificio. Grandes armarios repletos de libros nacían desde el suelo y se interrumpían en la balaustrada de forjados del segundo piso, para volver a trepar hasta el techo, decorado en escayola y policromados frescos llenos de ángeles, querubines y sabios de la antigua Grecia. Todos parecían flotar entre nubes y cielos azules, como custodiando desde las alturas aquel inmenso templo del saber."

Allí,en el casino militar, conocerá al coronel Monistrol, que le ayudará a estudiar la asignatura de Civil de una forma un tanto peculiar. El coronel, que quiere volver a Guinea, le propone a Salvatierra ayudarle a aprobar el examen con matrícula de honor, a cambio de que le ayude a buscar unos papeles relacionados con la "expedición Manterola-Guillemard", en las que se detallan "las Instrucciones Reservadas" y "las enigmáticas Crónicas Etíopes del padre Páez".

 "Unos documentos que, de salir a la luz, harán imprescindible la puesta en marcha de nuestra hasta ahora postergada «Real Expedición Botánica y Zoológica a Guinea Ecuatorial»." 

El coronel Monistrol es un hombre con las ideas claras, un líder nato, con muy buenos y fieles compañeros. Jorge Salvatierra es un adolescente, no experimentado, que se deja llevar por el coronel, y su ímpetu y fuerza, a la hora de tomar decisiones y dar órdenes. Podemos verlo en situaciones como la siguiente:

 "—Pero yo no puedo hacer eso...      
 —Sí puede hacer eso —le rebatió fulminante, remarcando la primera silaba—. Quizá no deba —le concedió—, pero sí puede. Y tómese esto como un entrenamiento, joven Salvatierra, porque no sabe la cantidad de cosas que sí va a poder hacer en esta vida si quiere conseguir la mitad de sus sueños. —"

Jorge Salvatierra conocerá de la mano del coronel Monistrol a cada uno de los miembros de su equipo, a los que definió como futuros integrantes de la Real Expedición Botánica y Zoológica a Guinea Ecuatorial. "Allí estaban la señorita Violeta García de Noblejas, «que en su juventud había sido enfermera», el capitán de fragata Urquijo, «un hombre de acción, tan necesario  siempre en el cuerpo de una expedición», el comandante Nebrija, «que se encargará de los mapas, porque había sido topógrafo en el Ejército, y de la intendencia», el capitán de navío y médico de la armada don Melquíades Garmendia, «un experto zoólogo y botánico», al que reconoció como el lector de periódicos antiguos de la biblioteca, Sócrates Cienfuegos, «nuestro cocinero», el sargento Ismael Rubalcaba, «nuestro mecánico», el hombre que arreglaba el ascensor, el «pater» Andrés Dovalle, antiguo capellán del ejército, «porque una expedición española sin cruz no es una expedición española», y al mendigo de la entrada que dijo llamarse Rubén García Lázaro, «porque cualquier hombre merece una segunda oportunidad en la vida»." "Con aquel grupo de nueve septuagenarios, Monistrol pensaba internarse en las selvas de Guinea en busca de no se sabía qué. «Este es nuestro cuerpo expedicionario, Salvatierra, del que usted forma parte desde hoy mismo, en calidad de alférez, por ser usted universitario»."

Cinco segundos es un libro que nos sorprende continuamente. Te metes tanto en la historia que sientes ser el protagonista de la misma. Te emocionas cuando lo hace Jorge Salvatierra, añoras a los personajes que él mismo añora, te enamoras al mismo tiempo que él y sientes con una alegría desbordante todas las aventuras que viviremos a la vez que él. Y es que Javier González no sólo nos embarca hasta Guinea, sino que hará que viajemos a través del tiempo a distintos lugares, sumergiéndonos en historias incluidas en nuestra historia principal. Y todo gracias al "extraordinario cuaderno del naturalista Vlaams, que parecía ir desgranando, página a página, una aventura y un misterio indescifrable". Esclavos, reyes, contrabandistas, mercenarios, príncipes, se mezclan en una historia antigua muy bien contada con nuestra trama principal que nos habla de Guinea, de sobornos, de golpes de estado, de las diferencias entre la formas de actuar de la policía, etc. Gracias a estas historias secundarias podremos conocer bastante sobre arquitectura, sobre el rey Melenik I, sobre Moisés, el rey David y su hijo Salomón, y por supuesto los planos de su primer templo. También conoceremos la historia del emperador Susinios y el padre Páez. Y visitaremos la iglesia de Santa María madre de Dios, en Axum, el lugar más sagrado para los ortodoxos etíopes. Y no podemos dejar de lado a Suna, la hechicera, que solía decir:" «Si quieres saber cómo se ríe Rupé, cuéntale tus planes»" (Rupé era su dios), ni a Qusay que le dice sabiamente a su esclavo Elá:" Toma nota de las vanidades de los hombres, joven Elá, porque si sabes manejar su vanidad podrás manejarlos a ellos".

Podría seguir y seguir hablando del libro, pero no sería capaz de transmitir lo maravilloso que es, y todo lo que me ha hecho sentir mientras lo leía. Es un libro lleno de aventuras, de acción, de investigación, de asesinatos, y de sentimientos. 

«porque la patria de un hombre es aquella donde sus sueños se hacen realidad, Salvatierra»

CONCLUSIÓN: 

Cinco segundos es un libro que te engancha de principio a fin. Es una historia que incluye otras, y en cierto modo te da pena despedirte de algunos de los personajes que aparecen en ellas. Y es que se hacen querer: como el joven esclavo Elá, Jorge Salvatierra y Claire la bióloga, Carlos el agregado cultural en Guinea, etc.

La forma de escribir de Javier González es muy fresca, la lectura es muy ágil y divertida. Cualquier cosa que lees, por insignificante que parezca, está escrita cono si un niño asombrado fuera descubriendo las cosas que ve. Con alegría, entusiasmo, viveza, frescura. Es una lectura que te atrapa y te envuelve independientemente de la historia. Es la forma de narrar del autor que te llega al corazón, y no puedes escapar.

No tengo ninguna duda de que Cinco Segundos es un libro escrito con pasión. Si te gustan las aventuras, la intriga, la investigación, buscar pistas a seguir, si quieres que te sorprendan con un libro, éste es para ti.



Si lo preferís en papel, podéis comprarlo aquí

15 comentarios:

Marilú CuEnTaLiBrOs dijo...

Pues, en mi caso, si me guio por la portada creo que no me habría llamado. Leída tu reseña, esos capítulos por segundo me llaman más. También me gusta lo que nos dices del estilo del autor. Lo tendré en cuenta :)
Un beso y buena semana

Manuela dijo...

No sé, no termina de convencerme y con tanto libro pendiente lo voy a dejar pasar. Besos.

albanta dijo...

Tiene muy buena pinta pero la portada no me llama en absoluto. Conforme te leía me iba interesando más y quizás le de una oportunidad.

EldanY dalmaden dijo...

Me fío de tu gusto y anoto este libro porque, solamente de leer la reseña, estoy seguro que es de los que me transportan hacia otros mundos.

Un saludo.

Candy dijo...

Parece interesante, aunque no creo que lo lea, no es mi tipo de libro.
Besos.

Lesincele dijo...

Si me hubiera guiado solo por la portada no le habría hecho ni caso pero a una reseña así...es diferente jeje
Un beso!

L.I.M dijo...

Qué buena reseña. Cualquiera no se lo lleva apuntado después de leerla. Este tipo de libros me gusta mucho, me lo llevo.
Besos!

Margari dijo...

El argumento no me tentaba mucho, pero leyendo tu reseña, me has convencido. Lo tendré en cuenta.
Besotes!!!

Meg dijo...

Pues ante tanto entusiasmo tomo nota, no descarto leerlo. Un beso!

Rocío dijo...

Que libro más interesante y que reseña más completa te ha salido, un besote y gracias por presentarnoslo porque no lo conocía

Ana Blasfuemia dijo...

Aunque la portada no me llama mucho, sí que es cierto lo que comentas de la mirada... y yo no he leído el libro ;) Pero como me ha convencido lo que nos cuenta pues como que lo anoto, porque ahora quiero saber qué significado tienen los cinco segundos.

Besos!

María Eugenia dijo...

parece que te ha gustado mucho, me lo apunto. Bss

Francisco dijo...

Una novela que me llama mucho la atención. Ya había leído en algunos muros de facebook buenas críticas sobre ella y tu reseña me lo confirma. Saludos.

Al rico libro dijo...

A nosotras la temática no nos llama mucho, así que lo dejaremos pasar.

Carmen Forján dijo...

Lo de la "mirada que traspasa la pantalla" me hace pensar que lo has leído como si de una película se tratase. Debe ser muy visual, muy gráfica. Intensa y apasionada reseña, Isabel!!
Besos,

Publicar un comentario

AdSense dinámico

Anuncio estático Adsense

 
;