lunes, 22 de julio de 2013

Manda flores a mi entierro (Ricardo Bosque)

Buenos días blogueros,

Hoy os traigo una novela que a pesar de que tiene sus años (se publicó en 2007) se ha reeditado en formato ebook con la editorial Literaturas Com Libros. Se titula "Manda flores a mi entierro" y es la segunda novela escrita por el autor Ricardo Bosque.

Manda flores a mi entierro (Ricardo Bosque)

SINOPSIS:

Todo parece indicar que Mercedes Samper, una acaudalada mujer, se ha suicidado para no tener que sufrir los últimos rigores de una enfermedad terminal. Así lo piensan todos sus familiares y la policía es de la misma opinión. Sin embargo, un inspector que en sus ratos libres se dedica a redondear su sueldo con investigaciones privadas, pronto descubre que hay un pequeño, mínimo detalle que rompe la armonía del conjunto…

Manda flores a mi entierro, una novela ambientada en la Zaragoza actual y en unos ambientes cotidianos, desprende el aroma propio de los clásicos policíacos: un individuo, contra todo lo establecido e incluso contra todo lo conveniente, se va introduciendo poco a poco en una historia que, levantadas las primeras capas que le dan un tono respetable y humano, acaba mostrando una realidad distinta y, al fondo de todo, un pasado cenagoso.

OPINIÓN: 

"Manda flores a mi entierro" es una novela que te engancha y te intriga de principio a fin. Comienza contándonos una "simple" entrega de flores a un entierro, en el que el repartidor, Lorenzo, se toma, tal vez, demasiadas molestias por ser capaz de ver la cara del muerto, sin conocerlo aparentemente de nada. Pero al igual que el resto del libro, este hecho está contado con mucho mimo y delicadeza, haciéndote que creas que tú eres el mismo repartidor y vas con pies de plomo y con sumo cuidado, pasando entre los asistentes al funeral, e intentando que no te reconozca nadie. Lorenzo trabaja en una floristería en Zaragoza, ciudad en la que transcurre la mayor parte de la historia. También será Zaragoza el lugar donde resida y trabaje la casi totalidad de los personajes que iremos conociendo a lo largo de la obra.

Nos encontraremos con Tana, la dueña de la floristería y por tanto la jefa de Lorenzo. "Tana Marqués es una mujer compleja: sabe ser sarcástica sin abandonar una frialdad que puede llegar a resultar dolorosa, posee un sentido del humor cuando menos curioso, un verbo ágil y preciso, pragmática, pero fiel a unos principios". La visita de Lorenzo al entierro para entregar las flores en persona, no le hace mucha gracia, y es que "si hay algo que Tana no tolera, es que no se respeten sus reglas. Y Lorenzo se había saltado una de las más importantes". Y es que en la floristería, Tana, no sólo vende flores como todo el mundo cree, sino que lleva a cabo encargos especiales, que no es más que ayudar a morir a aquellos que quieren suicidarse y no tienen el valor de hacerlo, por un módico precio, claro está. Tana está casada con un abogado y tiene un hijo en edad de hacer la comunión.


Ramón es el tío de Tana, aunque ha hecho las funciones de padre adoptivo desde que su hermano murió. Además es su padrino de bodas y también el de su hijo. La relación entre Tana y Ramón es muy buena, a pesar de que no se ven muy a menudo. "Tana no comprende cómo puede su tío leer en ella con tanta facilidad, como si tuviera un escaparate sobre las cejas en lugar del acostumbrado hueso frontal". Ramón trabaja como conductor de ambulancias en un hospital de Zaragoza.

Sanromán es un policía concienzudo que en sus horas libres realiza algunos trabajos por su cuenta para ganar un dinerillo extra (a pesar de que no está bien visto por su jefe y compañeros). Debido a uno de esos trabajos extras, tiene que viajar a Tarragona, para encontrarse con una mujer de unos sesenta años, muy bien posicionada, que nos permitirá visitar y admirar su hermosa vivienda. Su nombre es Mercedes Samper, y a ella tendrá Sanromán que informar sobre el resultado del trabajo de investigación que ha realizado bajo su encargo.

Arturo Sanromán está casado con Nines y tienen dos hijos. Pero como suele pasar en muchas ocasiones, su padre, convive con ellos desde que la madre de Arturo murió. Y como podréis imaginar o constatar los que alguna vez lo hayáis hecho, la vida diaria de tres generaciones en la misma casa es bastante conflictiva. Además nuestro abuelo tiene un comportamiento un tanto infantil, como si de un niño rabioso se tratara, cuando no se sale con la suya.

Nuestro problema aparecerá cuando Sanromán se entera de que Mercedes Samper se ha suicidado. Nuestro policía hará una investigación por su cuenta, pues se siente en deuda con Mercedes por la gran cantidad de dinero que ésta le pagó por la investigación mínima que tuvo que realizar cuando Mercedes le contrató. Además no termina de convencerle el hecho de que Mercedes se haya suicidado y cree que hay algo detrás de toda esa historia"Cincuenta miligramos, un par de copas, a dormir... y hasta nunca. Sanromán considera que ese sí es un método femenino de acabar con la vida terrenal. Reventarse la cabeza con un anticuado pistolón, definitivamente, no".


Arturo Sanromán comenzará a investigar con ayuda de alguno de sus compañeros y contrastará la información que obtiene por su cuenta con la que le ofrecen los policías de Tarragona que han estado involucrados en la investigación que se hizo para aclarar los acontecimientos de este suicidio. " A la invención de la mentira en sí hay que añadir los esfuerzos que uno debe realizar para no caer en contradicciones delatoras de las que , por otra parte, suele resultar difícil salir". Sólo me queda decir que su padre ayudará en gran medida a su hijo a despejar las dudas que Arturo tiene sobre la muerte de Mercedes Samper.

Toda la novela "Manda flores a mi entierro" está escrita en un lenguaje sencillo y directo. Un lenguaje fácil, cómodo y ameno, que nos facilita la lectura. Todos los personajes que aparecen en el libro están muy bien perfilados, obteniendo así cada uno su propia personalidad y actuando conforme a ella. Así podemos ver a Pilar, una trabajadora de Tana muy ingenua, a Nines un ama de casa normal y corriente, a Tana, una mujer con mucho carácter, a Sanromán un policía minucioso y concienzudo que no se rinde hasta esclarecer y terminar sus trabajos, al abuelo, el personaje al que más cariño le he cogido, por su nobleza y su saber estar, pero sin dejar a un lado la ironía y el saber decir las cosas de frente, de forma directa y sin tapujos.

Entre las frases del abuelo, me quedo con varias que me han hecho reír a la vez que reflexionar, pues creo que son muy certeras:

" ... al mundo no le interesan nada las opiniones de un viejo impertinente".

"Ahora resulta que soy yo quien confunde al crío. Vaya, que los curas se lo ponen todo sencillito: le dicen que el Espíritu Santo es una paloma, y a tragar; le cuentan que Dios es tres en uno, como un lubricante y aquí no pasa nada; después de lo que ve y oye a todas horas, después de esas clases que recibe en el colegio sobre educación sexual, le sueltan lo de que la Virgen parió así, por el alma de la abuela, sin haber echado un quiqui en la vida, y todos tan felices. Pero claro, voy yo y doy mi opinión sobre algo, y se monta un pollo de cuidado. Vamos, hombre, déjame en paz, hostias".

Por otro lado Ricardo Bosque no sólo nos presenta a los personajes de una forma lineal. Por ejemplo, a Mercedes Samper nos la presenta desde varias perspectivas. Arturo Sanromán conocerá a una mujer aparentemente afable, una persona amable, simpática, organizada, pulcra, de unos sesenta años. En cambio otras personas tendrán una visión completamente distinta y la describirán como "una persona con una inusitada capacidad para el odio, una mujer rencorosa, radicalmente implacable, manipuladora de sentimientos y voluntades, orgullosa, taimada... y como resultado de todo ello, sumamente vengativa". Y a lo largo de la lectura de esta historia iremos descubriendo si alguna de las partes tiene razón, o si por el contrario es una mezcla de ambas cosas.

"Manda flores a mi entierro" es una novela que nos cuenta una historia que nos habla de las relaciones personales: el odio familiar durante largas temporadas por problemas del pasado y personajes duros de roer, que no dan su brazo a torcer, relaciones con la pareja, con la familia política, con los jefes y compañeros de trabajo, etc.

El autor hace uso de comparativas y símiles muy interesantes: "como si fuera una goma elástica que se estira desde los extremos en direcciones opuestas: casi siempre acaba por romperse, y en el caso de que uno decida soltar antes de alcanzar la tensión máxima, el golpe lo recibe el otro", "Tana continuaba girando alrededor de la muerte de su madre como si se hubiera subido a un tiovivo del que le fuera imposible bajar en marcha", "El tiovivo de la incertidumbre seguía en marcha y Tana parecía haber comprado un taco entero de billetes".



"Manda flores a mi entierro" es una novela que me ha gustado en todos los aspectos. Está muy bien escrita, haciendo uso de un lenguaje adecuado y sencillo. Además su historia y su trama son interesantes. El autor tiene mucho tacto con los detalles y las descripciones con las que nos obsequia y los personajes están muy caracterizados y actúan conforme a la personalidad de las que le ha dotado el autor.  No ha habido un sólo instante en el que no haya pensado que estaba viendo una buena película, con intriga y suspense. Así que no me queda más remedio que recomendar su lectura.

Y me quedo con una pregunta que plantea el libro y que nos hará reflexionar "¿Es capaz una persona de matarse con la única finalidad de arruinar la vida de otra?"


12 comentarios:

Al rico libro dijo...

¡Vaya pinta más buena que tiene! No lo conocíamos, pero nos lo apuntamos.

ricardobosque dijo...

Muchísimas gracias por tan completa y estupenda reseña. Y, por supuesto,feliz de que hayas pasado un buen rato con mi novela

Tatty dijo...

Conocía al autor pero por otra novela, Cuestión de galones, aunque no he leído nada suyo aún. Tendré que sumar este título al que ya tenía anotado, también tiene buena pinta
besos

Marilú CuEnTaLiBrOs dijo...

No conocía ni autor, ni novela. Me ha parecido muy curiosa la ocupación de esta peculiar floristera. Además de ese policía en casa y esas reflexiones del abuelo. Pinta bien, me lo apunto!
Besos

Enzo dijo...

La portada me parece muy sugerente y si te ha causado tan buena opinión, conviene que me tome nota para futuras lecturas.
Un beso.

BookCyFeR dijo...

Joder, que título más optimista y alegre!!!
jajaja.
Venga, va, en serio. No conocía el libro y tiene buena pinta. Espero poder leerlo pronto.
Besos!

Ana Blasfuemia dijo...

No conocía el libro, pero la inquietante pregunta que plantea: "¿Es capaz una persona de matarse con la única finalidad de arruinar la vida de otra?" ha bastado para "picarme".

Gracias y un saludo!

Margari dijo...

Es la segunda reseña que leo de este autor hoy. Voy a tener que hacerle hueco, que ambas reseñas han sido muy positivas.
Besotes!!!

Lesincele dijo...

Jo qué pinta que tiene!!! no la conocía pero me la llevo apuntada.
Un beso!

Shorby dijo...

No lo conocía, le echaré un ojo a ver =)

Besotes

CANDY dijo...

El titulo se las trae jajaj.. Pero aun así, lo siento pero no me llama la atención.
Besos.

Isabel dijo...

Tiene buena pinta, parece un libro intrigante, no lo conocía, gracias por traerlo. Besos.

Publicar un comentario

AdSense dinámico

Anuncio estático Adsense

 
;