lunes, 8 de febrero de 2021

La vida es suero (Enfermera Saturada - Héctor Castiñeira)

 Buenos días blogueros,

Llevo mucho tiempo escuchando hablar de Enfermera Saturada y hoy es mi turno de hablaros de su ópera prima, La vida es suero.

La vida es suero (Enfermera Saturada - Héctor Castiñeira)


SINOPSIS:


Si no tienes claro si una enfermera que pincha en el turno de noche, es una DJ. Si estás convencido de que la persona que inventa el tamaño de las pastillas, no es buena persona. Si crees firmemente que llamarle pijama a la ropa de trabajo no es serio. Si no soportas a las señoras que te dicen en qué vena tienes que pincharlas y alguna vez te has quedado mirando las venas de alguien en el metro, éste es tu libro. Bienvenido al mundo de Enfermera Saturada. Un mundo donde el delirio se mezcla con el humor, a veces negro y siempre muy fino, y donde el día a día del hospital siempre supera a la ficción. Os lo juro por Florence Nightingale.


SU AUTOR:


Enfermera Saturada - Héctor Castiñeira (La vida es suero)


Enfermera Saturada, coloquialmente conocida como “Satu”, nació en un blog en 2012. Contaba, en un tono irónico y bienhumorado, "el día a día de una enfermera española que busca su hueco en la sanidad".

Alcanzó un inmediato éxito, alcanzando más de 50.000 seguidores en twitter y 70.000 en Facebook, además de cientos de miles de lecturas del blog. Era inevitable que acabara saltando del medio digital al papel, lo que ocurrió en 2013 con La vida es suero, un desternillante viaje a la realidad de la vida de los trabajadores de un hospital, al que siguieron, El tiempo entre suturas (2015), Las UVIS de la ira (2016), Suero de una noche de verano (2017), El paciente siempre llama dos veces (2018), El silencio de los goteros (2019), El guardián entre el ibuprofeno (2020) y Nosotras enfermeras (2020).

Entretanto, en mayo de 2015, durante la 74 Feria del Libro de Madrid, el creador de Enfermera Saturada salió de su anonimato y desveló su identidad: Hector Castiñeira (Lugo, 1983), un profesional de la sanidad gallego. Como comentó: "Pensé que el anonimato era más divertido y que la gente se identificaría más con una mujer ya que ellas son mayoría en esta profesión, el 85% nada menos. Cuando estudiaba, éramos sólo cinco chicos en el aula entre 60 chicas".

Sin duda, las andanzas de Enfermera Saturada continuarán, en el futuro, haciendo las delicias de sus seguidores, al mismo tiempo que nos explica las interioridades de los centro sanitarios españoles.


OPINIÓN:


Hace ya muchos años, a través de las redes sociales leí a una conocida que trabaja como enfermera lo que había disfrutado con el libro La vida es suero de Enfermera Saturada. Me quedé con la copla y anoté el título en la lista de pendientes.

Ahí se ha quedado hasta hoy. Hay momentos en nuestra vida en los que necesitamos un cambio lector. Tal vez por nuestro ánimo, por las circunstancias que estamos viviendo, por el estrés o por cualquier motivo. El caso es que intenté leer varios libros que intuía que estaban bien escritos y tenían buena trama pero no pasaba de los primeros capítulos. Me quedaba estancada y a pesar de que sabía que eran buenas novelas no conseguía engancharme a su lectura. Así que cambié de género y busqué algo más sencillo y más ligero de leer. A raíz de esas lecturas se desempolvó mi recuerdo de Enfermera saturada y busqué su primer libro. Por ello os traigo hoy mis impresiones sobre él.

La vida es suero es una novela de 125 páginas dividida en capítulos independientes. Héctor Castiñeira, en cada capítulo, nos habla sobre una anécdota de enfermería, es decir como ven y viven desde su punto de vista diferentes situaciones que generamos los pacientes,  los médicos, las visitas, etc. Está escrito con un humor muy fino y divertido. Se hace muy amena su lectura. Como os decía cada capítulo puede ser leído independientemente ya que no es una historia en sí misma, sino más bien una recopilación de sucesos y pensamientos descritos con mucha gracia.


La finalidad del prospecto es que no lo leas. Si lo lees no tomas la pastilla,  así las empresas farmacéuticas han optado por hacerlos con letra pequeña y casi tan largos como las etiquetas de la ropa de Zara.


La vida es suero es la ópera prima de Enfermera Saturada, la primera obra que surgió de las redes sociales cuando Héctor compartía en ellas sus anécdotas. Debo decir que me identifico con algunas situaciones creadas por los acompañantes de los pacientes, pero que conste que siempre lo he hecho con la intención de ayudar (ahora sé que molesta). Si bien el libro está bien yo tenía una idea diferente de lo que sería su lectura. Ya sabéis que las expectativas son muy malas y años pensando que este era el libro de los libros ha hecho algo de mella.

Intuyo que a todo aquel profesional relacionado con el sector o a los amigos íntimos y a los familiares de enfermeras les encantará. Yo, por mi parte, que no tengo relación íntima con nadie que sea enfermera, auxiliar o médico, he tenido que buscar quién era Florence Nightingale.


El que elige los tamaños de las pastillas no es buena persona, os lo juro por Florence Nightingale. Alguien que a una pastilla para el infarto le pone el tamaño de un grano de arroz, tiene muy mala leche.  ¡¡Que ya me imagino al pobre abuelo,  con sus dedos gordos,  sudando  y con dolor en el pecho, intentando coger esa pastillita para ponerla debajo de la lengua!! Eso es de muy mala persona.


Hay pensamientos de Satu que, por otra parte, todos los de la generación de Héctor compartimos. Y es que da igual que estudiaras enfermería, medicina, ingeniería, abogacía, etc. Nuestros padres siempre nos decían que estudiáramos para obtener en el futuro el trabajo deseado. Pero todos nos lanzamos a estudiar y ya no hay trabajo cualificado para todos :-)


Estudié, saqué buenas notas y fui a la universidad. Me decían que si hacía todo eso, el día de mañana sería una mujer de provecho: tendría trabajo estable,  una casa y una familia con la que ir de vacaciones a Benidorm.  Me engañaron. 


Te recomiendo la lectura de La vida es suero si buscas algo ligero y con humor, fácil de leer y sencillo de entender. Supongo que es casi una lectura obligatoria si trabajas en el sector ya que te harán gracia multitud de cosas que a mí, seguro, se me han pasado por alto.


Para más información:



3 comentarios:

  1. Se ve que tiene que ser divertido, pero no me termina de llamar. Y con tanto por leer...
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  2. Yo me he leido todos los libros de la serie y me gustan mucho. Son libros, como dices, ligeritos y simpáticos. Bueno, el último no tanto, que trata sobre el coronavirus. Yo también los recomiendo. Están genial. Besos

    ResponderEliminar
  3. Esta serie de libros de Enfermera Saturada atrajeron mi atención sobre todo porque juega con títulos archiconocidos. Siento una curiosidad cada vez mayor por leer alguno de éstos, y sobre todo me quedo con lo que comentas en el último párrafo sobre el estilo narrativo de Satu. Por lo demás, entiendo que los temas que aborda en esta serie serán de una interpretación muy individual, dependiendo de la relación que uno tenga con el personal sanitario. Aunque una lectura ligera y diferente como la que reseñas se agradece, por supuesto. Un abrazo.

    ResponderEliminar