miércoles, 20 de mayo de 2020

Garbiñe (Miguel Ángel Hita Padial)

Buenas tardes blogueros,

Todos tenemos habitualmente una larga lista de libros pendientes, y tras mucho tiempo (unos seis años) le ha tocado el turno de salir de esa lista a Garbiñe, de Miguel Ángel Hita Padial.




SINOPSIS:


Granada, año 2000, ETA asesina a Luis Portero, Fiscal Jefe del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía. 

Toni, un joven escolta, ve cómo su vida da un brusco giro al comprobar que su novia ha desaparecido horas después de este suceso sin motivo aparente. En su búsqueda, descubre que podría pertenecer a un comando de información establecido en la capital granadina. 

Manipulado y traicionado, se siente culpable y decide ir tras ella. Durante su investigación, el amor-odio que siente por Garbiñe se hace latente en cada situación, mientras nuestro protagonista se acerca cada vez más a la banda terrorista. 

Una novela de acción con gran carga psicológica y sentimental. 


BIOGRAFÍA:


Foto de https://www.editorialnazari.com/


Miguel Ángel Hita Padial ( Granada, 1967 ).  

Desde edad muy temprana desarrollaría su afición por la lectura y le iría dando forma a un mundo narrativo que tiene mucho que ver con una infancia y adolescencia a la que no quiere renunciar como modo más sincero, pero también más misterioso de ver el mundo. 

En la actualidad vive en Huétor Santillán, integrado en toda su actividad cultural formando parte de la compañía de teatro La Garita, dependiente del Centro Cultural local, así como del club de lectura Hildegarda. También lleva a cabo la labor de corresponsal de zona para el diario IDEAL.

Tiene autoeditados dos libros de relatos: Sumérgete en mi sueño  (2010) y La niebla del pasado (2012) con los que desarrolla una importante actividad de divulgación de la lectura, ya que pertenece al Centro Andaluz de las Letras.  Ha realizado para el Ayuntamiento de Huétor Santillán una guía sobre fortificaciones y trincheras existentes en su municipio: Descubre las trincheras de Huétor.


OPINIÓN:


Garbiñe es la ópera prima de Miguel Ángel Hita Padial. Fue publicada en el año 2014 por la Editorial Nazarí con sede en Granada. Esta es una novela corta que consta de 175 páginas, divididas en prólogo, catorce capítulos y epílogo. La portada es preciosa y ha sido diseñada por José Antonio Rodríguez García.

En el creativo prólogo de Noelia Santamaría se nos presentan a Garbiñe, Toni y el inspector Castilla como los tres personajes que nos harán disfrutar de una historia intensa, emocionante, llena de giros,  y en las que el desarrollo emocional de los personajes evoluciona hacia un desenlace inesperado. También se nos comenta que el autor nos sorprenderá por su estilo literario, su riqueza léxica y su destreza a la hora de crear historias que nos hagan disfrutar y emocionarnos. Yo discrepo. No porque el autor carezca de riqueza léxica o destreza para contar historias, ¡estaría bueno!, pero sí en el hecho de que esta novela no ha sido escrita de esa manera. Os lo explico a continuación.

Se podría decir que hay tres personajes importantes: Garbiñe que trabaja en una peluquería, el inspector Castilla y Toni. Este último es el protagonista de la novela, un chico de 25 años que se ha convertido gracias a una dura preparación en un cualificado guardaespaldas. Se dedica a proteger a importantes empresarios y políticos cuando se produce un cruel asesinato perpetrado por la banda terrorista ETA. La víctima es el fiscal jefe del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía.

Narrada en tercera persona, Miguel Ángel comienza la narración de Garbiñe un día antes de que esta desaparezca. Las sospechas de que forme parte del grupo terrorista que ha cometido el crimen hacen que Toni se decida a ir en su búsqueda. Con un lenguaje sencillo el autor nos llevará de viaje de Granada a Madrid y Bilbao. Nos habla un poco de las tres ciudades y de los viajes que las conectan en tren y autobus. El autor ha hecho un gran trabajo escenificando el viaje en tren, las diferencias en el terreno debido al clima y las paradas que se realizan en el trayecto. Igualmente se nota que conoce Granada, y que le tiene cariño a la ciudad. 


Foto del Peñón de Salobreña de Rosa Carmen Sánchez 


Nuestro protagonista se pasa la novela completa alimentándose de bocadillos. Con la gastronomía tan rica y variada de la que se puede disfrutar tanto en Bilbao como en Madrid echo de menos que Miguel Ángel comente algo sobre los pintxos y los potes, del bacalao al pil-pil, de la tortilla de patata, de los bocadillos de calamares, del cocido madrileño, por poner algún ejemplo.

Garbiñe es una novela con poco diálogo y pocas descripciones. Está más centrado en la historia y sus acontecimientos. Creo que es una novela demasiado tranquila. Se nos va diciendo que hace el protagonista pero sin mucha acción. Los personajes son planos, están sin desarrollar ni física ni psicológicamente, incluido el propio Toni. Esto no nos da opción a sentirnos identificados con él en su búsqueda y perdemos la posibilidad de conectar con el protagonista, de acercarnos a sus sentimientos y sus ideas.

Es una novela de poca extensión, con capítulos cortos. Aunque es cierto que hay algunas cosas que no terminarían de cuajar si fuese una historia real, no le he dado demasiada importancia y me he centrado en la historia en general. Tiene una trama bien pensada, un final acorde, si bien la elaboración es sencilla, directa y lineal. Es fácil y muy rápido de leer. No se hace pesado en ningún momento, ya que no tiene momentos de paja que quitar como en otros libros sino que va directo al grano. Tal vez por eso al leerlo me ha dado la sensación de estar leyendo la carta de menú de un restaurante. Le falta emoción, acción, intriga. No veo por ningún lado los giros de los que nos hablan en el prólogo. Narra los hechos como alguien que hace un resumen: Ocurre esto, esto y después esto.

En definitiva, Garbiñe es una novela corta, entretenida y rápida de leer, con una narración demasiada sencilla y plana a la que considero le faltan descripciones de lugares, de comidas, de personas y de las ideas que tienen los personajes de la obra. 


No obstante, no me cabe duda de que Miguel Ángel tiene buen potencial que desarrollar, y que lo veremos en sus próximas novelas. 



Para más información:


3 comentarios:

Margari dijo...

No la conocía. Y no pinta mal pero no me llama lo suficiente como para lanzarme a por ella.
Besotes!!!

Marisa G. dijo...

Ay pues mira que pintaba bien pero si es tan sencilla y plana, creo que no me voy a animar. Y eso que todo lo que tiene que ver con ETA me encanta, a ver, en el sentido literario, claro. Gracias por la reseña igualmente. Besos

Francisco dijo...

No me termina de convencer, pese a que hay aspectos atractivos de la trama. Vaya faena que le hace el autor al protagonista en el tema culinario. Un abrazo.

Publicar un comentario

AdSense dinámico

 
;