miércoles, 12 de junio de 2013

El color de la maldad (Armando Rodera)

Buenos días blogueros,

Hoy voy a comentaros las sensaciones que el libro “El color de la maldad” de Armando Rodera me ha dejado. He comprado y leído esta novela gracias a la lectura conjunta que ha organizado Laky, del blog Libros que hay que leer.




Nos encontramos ante una novela policíaca, de misterio, llena de asesinatos muy creativos, y en la que se ha hecho uso de una gran dosis de imaginación.

La historia comienza cuando Laura Buendía Jiménez y Ramiro López Sañudo, una pareja de enamorados pueden por fin, disfrutar a solas de un merecido fin de semana romántico. De esos que incluyen un desayuno relajado, un hotel fuera del bullicio de las grandes ciudades y unas vistas preciosas.

Se dedican a hacer turismo, visitando todo aquello que les interesa de los alrededores del pueblo donde se hospedan. Pero de forma totalmente imprevista Ramiro decide llevar a Laura a un sitio que cree que le encantará (un parador en Plasencia ubicado en el antiguo convento de Santo Domingo), y que será su perdición. Allí, en lo alto de una colina, encontrarán su coche con las puertas abiertas y las llaves puestas; y en el suelo una manta de viaje, algo de comer y de beber que habrían llevado los jóvenes hasta ese lugar. Y no hay ni una pista más. Laura y Ramiro desaparen sin dejar rastro.

El inspector del caso es Francisco Bermejo. Es un policía listo, y su “coco” es su mejor arma. En él recaen “los casos más peligrosos del panorama, fueran del calado que fuesen, excluyendo temas de terrorismo”. Pero Bermejo no está pasando por su mejor momento. Como suele decirse “A perro flaco todo son pulgas”, y es que Paco (como quiere que le llamen sus amigos) tiene dos hijos universitarios a los que ve poco porque viven en el campus, una mujer que le pide el divorcio, un físico que le va abandonando poco a poco y un compañero que se ve afectado por un disparo y aún continúa grave en el hospital tras una operación antidroga que sale mal.

Por otra parte, el que acompañará a Bermejo en esta investigación será un sargento de la UCO llamado Pablo Roncero: un chico joven, inteligente, con “un cuerpo de metro noventa de puro músculo que no hacía juego con unos ojos inteligentes escondidos detrás de gafas de sabelotodo”, universitario, que controla la informática y habla varios idiomas. Gracias a sus padrinos, entró directamente en la unidad del comandante Antúnez, sin hacer ni una sola patrulla, pero en poco tiempo, gracias al éxito alcanzado en diversas misiones, se ganó a pulso el reconocimiento de sus semejantes y superiores.

Roncero y Bermejo, como se puede ver, son muy diferentes entre sí (edad, estudios, gustos) pero se compenetran muy bien en el trabajo.

También entra en escena Miriam, una periodista joven, con carácter  guapa, escultural, que no pasa desapercibida allí por donde va. "Su melena rubia, ondulando al viento, era inigualable. Sólo tenía que fijarse en la multitud de hombres que volvían al cuello al verla pasar". Y para ponerle algún defecto, que ya me ha dado envida, es impuntual. Su jefe la enviará a investigar este caso y sin querer se verá envuelta en él.

La presentación de nuestro secuestrador asesino es simplemente genial. No sabemos casi nada de él. Armando Rodera nos va contando cosas a cuenta gotas, con lo que no puedes imaginar ni pensar en quién puede ser. No hay pistas. En cambio, te va descubriendo su pasado y su historia poco a poco, dejando que el caramelo que nos ha puesto el autor en la boca se vaya deshaciendo y podamos disfrutar de él lentamente.

Casi a mitad del libro descubrimos que nuestro secuestrador asesino, usa el apodo de Jason. Se enamoró de España, de su cultura, del sol que irradiaba una luz maravillosa, de sus gentes y del entorno que le rodeaba. Además su físico es deslumbrante: "Su rostro, casi cincelado, con la recta nariz de un patricio romano y el mentón prominente, característico de su larga estirpe. Vio sus ojos azules grisáceos anhelantes, despiertos, dispuestos para la acción".

Jason es un estudioso del comportamiento humano en situaciones de presión: los gestos, las posiciones del cuerpo y el lenguaje corporal no le son en absoluto indiferentes. Capta con facilidad la sensación de pánico y terror que transmiten las personas aunque se escondan tras una fachada de indiferencia.

Lo que Jason tiene pensado para su primera pareja, Laura y Ramiro, no sale como él esperaba. Tampoco quiere fallarle al Elegido en su primera tarea, así que decide dejar una especie de representación, un teatro sangriento, que nuestros policías tendrán que ver y estudiar.

Nuestros policías, Bermejo y Roncero, tendrán la sensación durante la historia de que hay “demasiados focos, pocos efectivos y un asesino suelto dejando un reguero de víctimas”, donde cada crimen es aún más horrendo que el anterior.

El color de la maldad” es una novela que nos lleva de viaje por varias poblaciones de España: Extremadura, Salamanca, Madrid, Barcelona, y en la que podemos encontrar varios refranes como: "Que hablen de uno, aunque sea mal", "Dime de qué presumes y te diré de qué careces", "No está hecha la miel para la boca del asno". Como habéis podido comprobar los personajes están muy bien perfilados, cada uno con su carácter, su físico y su cometido dentro de la obra. 

Y de sus frases me quedo con la siguiente: "El brillo acerado del iris de aquellos ojos crueles volvió a sobresaltarla. Vio un extraño color en ellos, quizás el color de la maldad".

Resumiendo, "El color de la maldad" es una novela trepidante, emocionante, bien contada, con una historia sorprendente, que no podéis dejar pasar. Y aún temiendo que me matéis, os voy a contar cómo termina esta novela: "Nunca se sabe lo que nos depara el destino".



Esta es una reseña perteneciente a la iniciativa de Kayena.

12 comentarios:

Al rico libro dijo...

Gracias por la reseña, sí que parece estar bien.

susana palacios dijo...

La verdad que me llama mucho el libro, espero no tardar en leerlo, besotes

Marilú CuEnTaLiBrOs dijo...

Lo tengo aún por leer, pero en el kindle.
Me alegra que lo hayas disfrutado y lo recomiendes con tanta seguridad.
Besos

Freyja Valkyria dijo...

Hola guapa!!!

Gracias por la reseña, no tiene mala pinta :D

Un besote!!!

LAKY dijo...

Bueeeno, te perdonamos que nos hayas contado el final jajaja
Muchas gracias por participar y por esta completísima reseña. Me alegra mucho que hayas disfrutado de la novela (como todos los demás hasta ahora por otra parte) y te animo a que sigas leyendo al autor, que yo creo que no te decepcionará
Besos

Tatty dijo...

La leí hace un par de veranos y me gustó mucho, estuve enganchadísima y la ambientación me encantó
besos

Armando Rodera dijo...

¡Muchas gracias por la reseña, Isabel! Me alegra que te haya gustado mi novela, y como dice Laky, te animo a seguir leyendo alguna de mis otras obras si te apetece.

Saludos.

Isi dijo...

jaja te perdonamos por "contar" el final ;)
Pues ya he visto varias reseñas y todas coinciden en la valoración, así que no me queda otra que leerlo tarde o temprano :)
Me alegro de que lo estéis disfrutando tanto.

Manuela dijo...

Al principio no me llamaba mucho la atención esta novela pero la verdad es que cada vez me apetece más. Besos

Isabel Macías dijo...

Merece la pena leerla. Es una muy buena lectura, que tiene de todo: intriga, asesinatos, imaginación, ...

Un saludo.

Teresa dijo...

A mí también me gustó mucho, merece la pena leerla.
Un beso!

Isabel Macías dijo...

Estoy totalmente de acuerdo contigo, Teresa.

Un saludo.

Publicar un comentario

AdSense dinámico

Anuncio estático Adsense

 
;