lunes, 22 de febrero de 2021

La huella (Patricia Cornwell)

 Buenos días blogueros,

La huella es una novela de la autora Patricia Cornwell, traducida por Íñigo García Ureta y publicada en 2004.

La huella (Patricia Cornwell)


SINOPSIS:


En la huella, la doctora Kay Scarpetta deberá hacer frente no solo al halo de misterio que envuelve la muerte de una adolescente, sino también a las trabas que le interpondrán sus propios compañeros de oficio. Con la única ayuda del detective Pete Marino y de su propia intuición, la patóloga forense más reputada del país se verá obligada a destapar lo que a todas luces parece un caso que debería mantenerse en el más estricto secreto. Pero ¿hasta cuándo las autoridades podrán silenciar lo que Scarpetta irá descubriendo por su cuenta?


SU AUTORA:


Patricia Cornwell - La huella

Patricia Cornwell es una escritora americana que vivió varios años bajo tutela del estado por enfermedad de su madre, lo que marcaría su infancia y juventud. Asistió al King College de Bristol y se graduó en Filología Inglesa en el Davidson College. Trabajó como reportera en temas criminales para The Charlotte Observer, y más tarde en la oficina del Forense Jefe de Virginia y en el departamento de policía de Richmond, lo que le formó en la temática de su escritura. 

Su ópera prima, Postmortem, se publicó en 1990 y fue la primera novela en ganar en un solo año los premios Edgar, Creasey, Anthony, Macavity y el Prix du Roman d'Aventure francés. Tras el gran éxito de aquella primera novela, Cornwell escribió una serie de superventas protagonizados por Kay Scarpetta, además de otras series de novela negra y diversos libros de no ficción. Sus libros han sido traducidos a treinta y seis idiomas en más de cincuenta países. En 2011 resultó vencedora del prestigioso Premio Internacional RBA de Novela Negra por Niebla roja.


OPINIÓN:


La huella es una novela policíaca escrita por Patricia Cornwell. Pertenece a una serie de novelas protagonizadas por Kay Scarpetta pero que pueden leerse de manera independiente. La investigación que se produce en la novela comienza y finaliza de forma autoconclusiva y los personajes se describen sin tener que haber leído las anteriores. Tiene 441 páginas y 58 capítulos.

Nuestra protagonista, la doctora Kay Scarpetta es la patóloga forense más reputada del país. Está a punto de viajar a Aspen para disfrutar de unas merecidas vacaciones que lleva preparando durante meses junto a su pareja Benton Wesley, cuando recibe una llamada de Joel Marcus, el actual jefe del Departamento de Medicina Forense de Virginia, puesto que ella ocupada hace ahora cinco años. Las descripciones de los lugares y los departamentos, así como de la metodología empleada están muy bien explicados, en parte debido a que Patricia Cornwell trabajó como analista forense en el Instituto Médico Legal de Richmond, Virginia, lugar en el que suceden precisamente los hechos. 

El doctor Marcus decide contactar con Kay Scarpetta para pedirle ayuda sobre un caso en el que no hay avances: Gilly Paulsson, una chica de catorce años con gripe que apareció muerta en la cama sin nada sospechoso y sin indicio alguno de la causa de la muerte. A pesar de tener sus reservas Kay acepta. Le acompaña Pete Marino, un detective que trabaja con ella desde prácticamente sus comienzos. Llegan a la ciudad y dando una vuelta por su antiguo edificio descubrirán que éste está siendo derribado por excavadoras.


Te lo advertí, te dije qué significaba volver. Y ahora mira qué nos encontramos, nada más llegar. Apenas hace una hora que estamos aquí, y fíjate: una bola de demolición se está cargando nuestro viejo edificio. Si quieres que te sea sincero, esto es mala señal.


En la búsqueda de la verdad veremos que esa llamada que ha recibido Kay Scarpetta para ayudar no es del todo bien intencionada. Intentan hacerle daño, dejarla apartada, ponerle contra las cuerdas y subestimarla, quieren dejarle en falso, en feo y que cometa un error garrafal que ponga en duda toda su carrera profesional. 

A lo largo de la historia nos encontraremos también con personas con un pasado que pretenden mantener oculto en el presente, cuyos actos aunque se produzcan en la intimidad pueden ser malinterpretados por algún observador anónimo. Tenemos también una gran crítica social en la que encontraremos personas cotillas que no cesan de mirar a través de las ventanas lo que sucede en las casas vecinas evitando toda la intimidad que uno desea tener en su hogar. También habrá gente muy susceptible que malinterpretará el mínimo gesto o palabra dicha y la llevará a los extremos. Encontraremos también gente superficial como Henri una actriz de familia acaudalada pero sin talento, una persona a la que le gusta llamar la atención, ser el centro del apogeo, que todo el mundo la mire y hable de ella independientemente de lo que le ocurra los demás, una persona egoísta que quiere salirse siempre con la suya aun a costa de pasar por encima de los sentimientos y de las decisiones de los que la rodean.

Patricia Cornwell conectará el caso de la niña de catorce años con un maquinista que está demoliendo el antiguo edificio en el que trabajaba Kay Scarpetta y que muere aplastado por su propio tractor. ¿Qué hay en común entre los dos casos si se han producido con dos semanas de diferencia? ¿Qué los relaciona?

Viajaremos por el Hollywood de Florida en el que se nos describirán esas grandes y espectaculares mansiones al lado del embarcadero, esas casas contemporáneas con cristales, mucha vigilancia y poca relación social entre los vecinos que casi ni se conocen. Nadie quiere saber quién vive en la casa de al lado ni tener trato con ellos.

Disfrutaremos también de las investigaciones y los métodos que utiliza la empresa El último Reducto que dirige Lucy la sobrina de Kay Scarpetta y que estrena nueva sede en Florida. Veremos cómo se destapa el caso de un médico que se encarga de hacer las revisiones de los pilotos y que se sobrepasa con aquellas féminas que pasan por su consulta sin que nadie le pueda tocar porque hace de topo para el FBI.

Los personajes son variopintos: algunos muy sensatos como Rudy, otros muy alocados como Lucy, egoístas como Henri, enérgicos como Pete y con los pies puestos en la tierra como Benton. 

Nuestra protagonista Kay Scarpetta es una persona muy organizada que no menosprecia a los que están por debajo de ella laboralmente hablando, a la que le gustan las cosas bien hechas, que investiga, a la que no le importa meterse en el barro y en el fango con tal de descubrir la verdad, que quiere que cualquier caso de homicidio que pueda llegar a un juzgado no acabe en una condena a un inocente o en la liberación de un culpable por culpa de unas pruebas mal etiquetadas o por un trabajo mal hecho de su departamento. En definitiva, una buena profesional, jefa y compañera.

Una narración suelta en la que una vez conocidos los personajes no puedes parar de leer si bien es cierto que el final aunque satisfactorio me ha resultado un poco precipitado. Tal vez por ello echo de menos un poco más de explicación en las dificultades que pasa la relación de Benton y Kay, así como también me gustaría que se hubiera profundizado en explicar qué pasa con la persona que hay detrás de la llamada de Kay Scarpetta porque aunque sabemos que su llamada era malintencionada y que pretendía dañarla no tenemos idea de porqué. Esta parte ha quedado en el aire.


Para más información:


2 comentarios:

  1. Hola, guapa.
    Pues leí este libro hace mucho tiempo y si te soy sincera, no recuerdo casi nada de él :(
    Quizás eso que queda en el aire se resuelva en la siguiente entrega. Besos

    ResponderEliminar
  2. Pues no pinta mal pese a ese final un tanto abierto. Si se cruza me podría animar.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar