viernes, 12 de febrero de 2021

Con M de Mar (Rosa Grau)

Buenos días blogueros,

Hay momentos en los que por muy bueno que sea el libro que tengas delante no te es posible leerlo. Necesitas algo distinto, menos serio, más fresco, ligero, que te haga reír. Pedí opinión en las redes y Mari, del blog La isla de las mil palabras me aconsejó este libro que hoy reseño.

Con M de Mar (Rosa Grau)


SINOPSIS:


La Muerte no es sino una parte de la vida. Pero, ¿puede llegar a desear ser mucho más?

Tras una existencia de matanzas y estrés, el mayor deseo de la Muerte, alias Calavera, Parca, Dama Fría, es ser humana. Varios intentos frustrados a lo largo de los siglos, no la desaniman, y por fin consigue que se le conceda un año de vacaciones.

Mar es especial. Muy especial. Vive en su apartamento del Cabo de la Huerta y tiene tres amigos, dos trabajos y no es todo lo feliz que imaginaba ser. Mar hace tiempo que ha perdido la esperanza de conocer la chispa que hace que los humanos cometan locuras en nombre del amor. 

Hasta que se cruza en su camino él, la otra cara de la moneda. Sea como sea, está convencida de que un detective de homicidios no puede reportarle nada bueno. Él se llama Daniel y está a punto de revelarle dónde reside esa chispa.


SU AUTORA: 


Rosa Grau - Con M de Mar
Información sacada de: https://www.agenciaexit.com/rosagrau

Rosa Grau nació y se crio en Alicante, donde vive con su familia. Lectora voraz y ama de casa, cuya filosofía con la vida es vivirla a orillas de su amado Mediterráneo, y amante de su familia, de sus amigos y de los animales, no empezó a escribir hasta que esa plaga, de nombre cáncer, se cebó en un ser muy querido y le provocó insomnio. Noche tras noche se levantaba a las cuatro de la madrugada y volcaba en papel y a lápiz recuerdos, anécdotas y vivencias pasadas de una juventud que parecía haberse esfumado para siempre. El resultado fue Un puñado de amigos y dos cerezas, una novela muy divertida que batió récord de ventas en Amazon en la categoría de romántica y que tres meses después fichó con el grupo editorial Penguin Random House. 

A este primer libro le han seguido dos más, Pon Un Fantasma en Tu Vida (Ediciones Martínez Roca), una novela donde nos sigue asombrando con su faceta humorística y a la vez tierna, y donde se adentra en temas tan controvertidos como la vida después de la muerte y las siempre complicadas relaciones familiares, y El sendero de los ángeles, un guiño a las historias de misterio y suspense. 

Ahora está inmersa en su cuarto proyecto, que espera tener finalizado en unos meses, y continúa llevando una vida tranquila en su casa de la playa de San Juan. 



OPINIÓN:


Cuando Mari, del blog La isla de las mil palabras, me recomendó leer Con M de Mar no sabía a qué me enfrentaba. No tenía ni idea de qué iba la historia, no había leído ninguna opinión ni había oído hablar de esta novela. Así que iba totalmente a ciegas (cosa rara en mí). Y la verdad es que, obviando las erratas que encontré en la versión Kindle, tengo que decir que Rosa Grau me ha encantado.

Entre bocado y bocado, la vista me iba de las dos palmeras del jardín de la urbanización a la estrecha franja por la que se podía divisar el mar. Unas vistas increíbles si eres ciego de un ojo y sufres pérdida de visión en el otro.

Con M de Mar es una novela muy ingeniosa, con un toque de humor muy característico. Me recuerda mucho a la novela Sin noticias de Gurb de Eduardo Mendoza por las situaciones tan disparatadas que sufre nuestra protagonista, sobre todo al principio, y que van desde la Era del Pleistoceno, pasando por El Paleolítico Superior y el hombre Cromañón hasta el conflicto social y político que supuso La revolución francesa, entre otros.

Yo no debatía sobre temas que no entendía. Y los sentimientos ocupaban el puesto número uno de una larga lista. Si quisiera hablar de la destrucción de Pompeya, yo encantada. De la desaparición de la Atlántida, yo conforme. De la caída del Imperio otomano, yo feliz. Pero sentimientos...

En esta ocasión nuestra protagonista es La muerte. Así, en mayúsculas. No la muerte de algo o alguien sino la encarnación del concepto muerte. Esa que se dedica a llamarnos cuando cree que es nuestra hora y que viene a buscarnos con su guadaña para que la acompañemos aunque no estemos seguros de ello. Pues bien, resulta que La muerte, después de tantos y tantos siglos de vivencias tiene deseos de experimentar lo mismo que un ser humano. Para ello viaja a la Tierra a lo largo de diferentes épocas históricas y se personifica en varias ocasiones sin éxito alguno. Su "vida" no dura ni siquiera doce horas. La Muerte es poderosa y muy trabajadora y tras una época de muchas muertes y desolaciones se encuentra cansada y estresada. Ya nada le parece igual, nada le ilusiona. No hay quien quiera hacer su trabajo ni siquiera para sustituirla un tiempo, pero ella persiste en su idea de experimentar las emociones humanas. No pide tanto. Tan  solo quiere estar un mes de vacaciones para poder conseguir su objetivo: sentir el amor que vuelve idiotas a los humanos. Y al final, lo consigue. Así conoceremos a La muerte de primera mano pues, Con M de Mar, está narrada en primera persona lo que te hace sentir más cercana a nuestra protagonista y percibir las emociones que tiene cuando experimenta algo nuevo por primera vez.

Recuerdo haber pensado que mi mayor deseo era formar parte de un todo. Aceptar y ser aceptada. Ser uno más. Pero en aquel momento me percaté de lo equivocada que estaba. ¿Qué tenía de malo ser diferente? Nada. No tenía nada de malo. Ese secreto terriblemente vergonzoso llamado singularidad no solo me hacía distinta del resto, sino que me enorgullecía de ello.

Entre los personajes que aparecen considero como relevantes los tres siguientes: Mar, Val y Marta. 

Marta es fresca, joven y muy directa. Le gusta la moda y para su corta edad tiene algunos aspectos muy bien desarrollados y definidos. Sabe salir de situaciones incómodas, es rápida resolviendo conflictos, tiene chispa. 

Deberías saber hablar como una adolescente normal, y no como la rarita de la clase, y decir cosas como...como... "amigo con derecho a roce" o "esto está to picante", y actuar todo el tiempo como si masticaras algo agrio y estuvieras pensando en escupírselo al primer adulto que se atreva a dirigirte la palabra.

Val es un chico de apenas quince años que está entrando en su adolescencia. Tiene una mezcla entre inocencia y chulería y muchas ganas de hacer todo lo que aún no ha tenido tiempo. Es inquieto y nervioso y Marta es un bálsamo para él.  

Mar Serena, por su parte, es inocente y amigable. Trabaja como pitonisa en Cabo de la Huerta (Alicante), vive en un piso muy pequeñito y es una persona muy peculiar en todos los sentidos. No cuenta a sus clientes aquello que cree que puede hacerles daño o lo que ya no se puede remediar. Imaginad por ejemplo la infidelidad de un marido ya muerto. Mar piensa que puede con todo ella sola y no pide ayuda, intenta echar una mano a los demás y vive situaciones estrambóticas hablando con Val o Marta que nos harán desternillarnos de risa.

¿Pero a quién pretendía engañar? Jamás volvería a ser la que era. Esos dos coñazos eran como tatuajes en mis huesos; imposible deshacerme de ellos sin quebrarme en el intento.

El tiempo pasa y Mar tiene la sensación de que su tiempo en la Tierra se acabará sin lograr su objetivo: conocer el amor. La casualidad querrá que se vea inmersa en la resolución de un asesinato y conozca a Daniel, uno de los policías que llevarán a cabo la investigación y con el que vivirá una situación de amor-odio, de tira y afloja. 

Mar Serena vivirá a lo largo de toda la novela situaciones cómicas, estúpidas e ilógicas. Todas ellas son originales, increíbles e inimaginables. No sólo por la situación en sí misma, sino también por cómo la encara nuestra protagonista Mar.

-Yo también te quiero. Gracias por confiar en mí.

Estaba preparada para escuchar cualquier cosa menos eso. Acababa de derribar todas mis defensas. Unas palabras, unas simples palabras le bastaron para dejarme confundida, con dolor de garganta y deseando que el torbellino de emociones, nada recomendables para el ser sin sentimientos que era, desapareciera de una vez por todas.

Nuestra protagonista es inocente, ilusa y crédula. Por eso se lleva tantos chascos en la vida ya que no espera un comportamiento cretino, vil, ni egoísta de nadie. Lleva poco tiempo en la Tierra para saber de qué calaña está hecho el ser humano y eso le lleva a decepcionarse y entristecerse.

Había sido una gran decepción reconocer que bajo luminosas y engañosas sonrisas se escondían seres sin escrúpulos. Jugaban sucio y eran malvados, envidiosos, dados a faltar a la verdad y con una fijación enfermiza por los bienes ajenos.

Con M de Mar es una novela de 482 páginas en las que Rosa Grau nos plantea un asesinato que resolver, una historia de amor que comprender y, lo que es más importante, un largo camino para entender las reacciones de los seres humanos. Como buena historia de amor acaba un poco "fresa" (ñoña o moñas o pastel) como diría nuestro personaje Marta. 

En definitiva, Rosa Grau nos cuenta la historia de Mar de forma amena, agradable, divertida, y puedes sentir la ilusión, la fuerza y la energía que desprenden los personajes. El texto, aparentemente sencillo, encubre unas buenas dosis de realidad. Vemos cómo Mar descubre las emociones humanas a través de gestos simples, afables y cotidianos, y algunas de sus frases son como pequeñas porciones concentradas de realidad.

Me quedo con las personas con quienes puedo ser yo en toda mi esencia, y aún así me quieren. Soy feliz y autodidacta. 

La experiencia me había demostrado que los actos inconscientes son los que muestran cómo somos realmente.

Cuando la ira lo sella todo, no deja huecos para que se cuele la tristeza.


Para más información:



3 comentarios:

  1. Pues no me sonaba de nada. Se ve divertida. Tomo buena nota.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  2. No lo he leído pero tras tu magnífica reseña pienso hacerlo. Felicidades. Te sigo
    Te invito a que visites mi blog rhodeablason.blogspot.com si te gusta puedes seguirme. Gracias

    ResponderEliminar
  3. Me alegro mucho de que te haya gustado tanto como a mí. El personaje es inolvidable, tanto como el momento vaqueros, que me saca una sonrisa cada vez que lo recuerdo. Gracias por hacerme caso 😊.
    Besos

    ResponderEliminar