lunes, 21 de diciembre de 2015

Alicia en el país de las maravillas (Lewis Carroll)

Buenos días blogueros,

Lourdes, del blog El despertar de un libro, nos propuso hace ya unos cuantos meses celebrar el 150 aniversario del libro Alicia en el País de las Maravillas. Y como me pareció una muy buena idea me apunté a esta lectura conjunta.


SINOPSIS:


Se ha dicho que Alicia, al descender por la madriguera del conejo, está retrocediendo al útero materno. Todo lo contrario. Está avanzando hacia ese momento, ya cercano, en el que ingresará en el mundo social de los mayores. Por eso,, al llegar al fondo de la madriguera, se encuentra con un frasco que dice "BÉBEME", y Alicia duda entre beber o no, entre crecer o no, entre hacerse o no mayor.

Alicia bebe y cree y pasa revista a la sociedad británica de su tiempo, gente de todas las categorías sociales, desde las clases más bajas del campesinado (Pat o la Lagartija Bill), a la clase media (el Sombrerero), a la burguesía (el Conejo), la nobleza y la realeza... Todo el mundo de los adultos está regido por unas normas que no tienen sentido.

Lewis Carroll nos cuenta en Alicia el último sueño de la niñez: el sueño en el que el niño se enfrenta al mundo de los adultos, no para verlo desde fuera sino para ingresar en él. El ingreso del niño en este nuevo mundo supone una aventura tan formidable como lo era para Livingstone adentrarse en el corazón de África.

Alicia se convierte en la primera novela moderna, al proclamar que ls grandes descubrimientos del hombre no están en el espacio exterior sino en su propia interioridad.

SU AUTOR:




Lewis Carroll (1832-1898), famoso matemático inglés, conocido universalmente por Alicia en el País de las Maravillas (1865), y A través del espejo y lo que Alicia encontró allí (1871).

Fue el primero de once hijos, era zurdo y levemente tartamudo (como sus hermanos). De personalidad tímida e introvertida, Carroll poseía una imaginación fecunda y una inteligencia por encima del promedio.



OPINIÓN:

Alicia en el País de las Maravillas es todo un clásico de la literatura infantil. Es un cuento que ha traspasado los límites del tiempo y que se sigue disfrutando hoy día. Gracias a Lourdes y a este homenaje he podido profundizar un poco más en el autor, en la historia de cómo se creó este cuento y en la novela propiamente dicha.

Dicen que hay algo oculto en las letras de Lewis Carroll. Es posible. Pero yo lo he releído como si fuera una niña, no una adulta. He notado que Alicia es una persona muy curiosa, que pregunta todo lo que le viene por la cabeza, que no tiene prejuicios y no entiende de formalidades (cómo comportarse ante una reina o cómo actuar en un juzgado, por poner algún ejemplo). Creo que es una persona muy natural y sincera, con un gran sentido de la honestidad y de la verdadY me he quedado con esa inocencia que demuestra al meterse por un agujero que no sabe a dónde la llevará. Con esa curiosidad que la lleva a hacer lo que haga falta para poder entrar al maravilloso jardín que puede vislumbrar tras esa pequeña puerta esperando ver qué más hay y disfrutar paseando por esa zona ajardinada.





Cuando hablamos de cuentos infantiles, como es el caso que nos ocupa, podemos creer que los niños se identificarán con el protagonista y tememos que intenten realizar las acciones fantásticas que estos personajes llevan a cabo (meterse en agujeros, beber y comer lo que encuentran sin saber lo que es, etc). Sin embargo los niños no son tontos y tal y como sucede con los cuentos en los que aparecen "monstruos" el niño sabe que los héroes de ficción responden a pautas distintas del mundo real.

Dicen, y estoy totalmente de acuerdo, que los cuentos reflejan inevitablemente las ideas de la época en que fueron creados, pues, por mucho que lo intente, el autor no puede ser completamente objetivo con respecto al mundo que le rodea. Así nos encontramos muchas veces con que los personajes "buenos" manifiestan actitudes sexistas o xenófobas. En este caso podemos ver cómo los niños no deben entrometerse en las conversaciones de los mayores, cómo las mujeres son las encargadas de la cocina, la casa y los niños mientras los hombres se dedican a la protección o a asuntos más intelectuales.

La obra Alicia en el País de las Maravillas tiene poesías y canciones que si bien desconozco creo que son útiles para mejorar el sentido del ritmo del lector. Serán difíciles de entender para los niños, por eso muchas veces Alicia no sabe qué quieren decir. Pero para ser sincera yo tampoco lo he averiguado. Alicia en el país de las maravillas es un texto estupendo. Es un libro de aventuras que tiene amplias descripciones y personajes variopintos. En él encontraremos las más absurdas  y disparatadas situaciones. Aunque si debiera resumirlo con una palabra esa sería FANTASÍA.  



¿Qué he aprendido?


La obra “Alicia en el país de las maravillas” surgió como una historia que Carroll contó a su pequeña amiga y musa, Alice, durante un viaje en barca por el río Támesis, el 4 de julio de 1862. El nombre inicial del cuento era “Las aventuras subterráneas de Alicia”. Posteriormente cambió ese nombre por “Alicia en el país de los elfos” y finalmente llegó al nombre que todos conocemos. El cuento se habría perdido de no ser por la insistencia de Alice, para que lo plasmara en papel, tarea que le llevó un año. La publicación sería el 4 de julio de 1865, conmemorando la fecha en que fuera contado por primera vez.

Alicia en el País de las Maravillas difícilmente puede entenderse sin la reina Victoria de Inglaterra. No son tan sólo los detalles de la vida de Victoria (su vida, su personalidad, su entorno, el mundo que creo a su alrededor) lo que queda reflejado en la obra de Carroll, sino todo el ambiente de una época, la segunda mitad del siglo XIX, a la que la reina dio su nombre. 

La era victoriana en el terreno literario consiste en una reacción frente al movimiento romántico inglés del primer cuarto de siglo. Los nuevos escritores rechazan la fantasía romántica y buscan un nuevo realismo. Alicia nos describe su mundo, el país de las maravillas, con toda suerte de detalles y de la manera más lógica, coherente y realista. 


La segunda característica que se advierte en la literatura de la época victoriana es un cierto espíritu didáctico y moralista. El escritor se sentía educador de las masas proletarias y de clase media. Otro de los ideales de la era victoriana era el espíritu de descubrimiento y aventura. Alicia emprende un apasionante viaje a un país ignoto y Lewis Carroll se cuida mucho de informar a sus lectores de todas y cada una de las características de la fauna y la flora de su desconocido y recién descubierto país. Una última característica de esta sociedad inglesa tan aparentemente abocada al trabajo, a la moral, y a las buenas costumbres es la invención del juego en todos los sentidos y direcciones que este término abarca. Desde el backgammon y los juegos de casino, las charadas y todos los juegos de salón hasta los deportes al aire libre como el rugby, el tenis, el fútbol sin olvidar el críquet que es una mezcla de juego de salón y de campo.  

"Solamente cuando el trabajo es una experiencia creadora es decir solo cuando el trabajo se convierte en juego es admisible el trabajo" decía Carroll.




Es un cuento que trata justamente del momento en que el niño deja de serlo y comienza a penetrar en el fascinante, misterioso y absurdo mundo de los adultos.  Al descender por la madriguera del conejo Alicia no está retrocediendo cómo se ha dicho a su primera infancia sino que está avanzando en el tiempo hasta ese momento ya cercano en el que ingresarán en el mundo social de los mayores. Y al llegar al fondo de la madriguera el primer dilema que se le plantea es si debe o no beber de ese frasco que hay encima de la mesa, si crecer o no crecer , es decir si hacerse o no hacerse adulto. Alicia bebe del frasco y ya crecida se encuentra con la primera persona adulta. Es el conejo blanco y va impecablemente vestido de caballero victoriano y por sus palabras se deduce que sufre de la gran enfermedad del mundo moderno: la Prisa "¡es tarde! ¡es ya muy tarde!" exclama una y otra vez sin dejar de correr. Difícilmente podía Alicia haber encontrado una persona que caracterizara tan bien ese mundo de los adultos en el que todo el mundo tiene siempre prisa.

Después de caer en el mar de sus propias lágrimas Alicia nada hasta la orilla y se reúne con una asamblea de animales que representa admirablemente la asamblea parlamentaria inglesa. Su deporte favorito es la carrera electoral, una carrera totalmente arbitraria en la que no se sabe muy bien cuando se da salida ni cuando se llega a la meta, ni mucho menos quién ha ganado. En el campo se encuentra a otro adulto que representa la antítesis del conejo blanco. Si el conejo tenía siempre prisa la Oruga se pasa la vida sentada en un hongo gigante fumando su misteriosa pipa. El opio era una droga tolerada en aquella época.



No es casual que el rey y la reina de corazones sean solo naipes. Los naipes tienen un valor convencional, el valor que nosotros, los jugadores, queremos darles. En el mundo de los adultos tal como descubre Alicia, todos o casi todos los valores son convencionales. Como en un juego de cartas a uno le toca ser rey, a otros sota, a los demás soldado raso. Su valor depende exclusivamente de una regla de juego que son de por sí convencionales. Todo el mundo de los adultos está regido por las normas que tal como descubre Alicia no tiene sentido alguno. La vida es un juego como el partido de críquet que organiza la reina en sus propios jardines.  Lewis Carroll nos cuenta en Alicia en el País de las Maravillas el último y definitivo sueño. El sueño en el que el niño se enfrenta al mundo de los adultos, no para verlo desde fuera sino para ingresar en él. Este mundo, para el niño, es a la vez atrayente y repelente, misterioso y pedestre, racional y profundamente absurdo.


Para más información;



Englobo esta reseña en los siguientes retos:



5 comentarios:

Lourdes ILGR dijo...

Vaya, que me iba sin decir nada.
Muchas gracias por participar en el 150 aniversario de Las aventuras de Alicia. Y sobre tu reseña decirte que me ha encantado la parte de ¿Qué aprendido? porque gracias a ti he aprendido yo también detalles de la novela y su contexto. ¡Vaya tela, como sería la reina Victoria!

Un besote.

Margari dijo...

Reseñón!!! Y yo con este libro en la estantería esperando...
Besotes!!!

Rocío dijo...

Enhorabuena te ha quedado una gran reseña te la comparto por twitter. Un beso

Shorby dijo...

Me encanta!!!
He leído varias veces los dos libros y siempre los disfruto muchísimo =)

Besotes

albanta dijo...

La tengo en casa y me da un poco de pereza ponerme con ella

Publicar un comentario

AdSense dinámico

Anuncio estático Adsense

 
;